Previo al segundo gol de Brasil, los argentinos vivieron un momento de caos y un defensor paró su marcha porque pensó que hubo penal.