Horarios

Como si fuera una maldición, los males de ambas escuadras los vuelven a topar en el mismo camino, ahora en el partido que nadie quiere jugar.