Su relación con un mago peruano produjo una de las cábalas más sorprendentes (y efectivas) del fútbol. Y para Brasil, ¿alcanzará?