Se cruzaron en el túnel, uno tenía la frustración más grande del mundo y el otro no podía esconder su alegría. ¿Se darán más abrazos en agosto?