El delantero charrúa es sinónimo de gol o asistencia con Uruguay en la Copa América; y enfrenta a unos nipones maldecidos en el torneo.