Con Cristiano fuera de la ecuación, la pelea por el Balón de Oro se vuelve intensa e impredecible. Los próximos días (y semanas) son claves.