La Copa América se viste de gala y nos trae un partido caído del cielo: un clásico con más de 100 años de historia.