Brasil cambia la verdeamarela, por una camiseta que para muchos está maldita. ¿Les dará mala suerte? Los fanáticos opinan y sorprenden.