Los fans peruanos detuvieron el tráfico, tomaron las calles y armaron la fiesta Blanquiroja previo al duelo ante Brasil.