Horarios

El "10" y su papel en el fútbol como el dorsal de referencia

MADRID, España- El dorsal "10", usado por grandes de la historia del fútbol como Pelé o Diego Armando Maradona, ha dejado de ser una referencia en el fútbol de alto nivel y el argentino Leo Messi o el colombiano James Rodríguez, que lo utilizan, se han convertido en excepciones de lo que llegó a ser casi una cuestión de culto.
 
Si el brasileño Neymar estuviera presente en la Copa América Centenario, también lo luciría, pero a pesar de estos tres notorios ejemplos, el uso de ese número por el jugador más creativo o el veterano más ilustre es una cuestión venida a menos en los últimos tiempos.
 
Es cierto que en la Copa hay futbolistas que llevan el "10" y juegan como tal como el costarricense Bryan Ruiz, pero hay otros que comparten ese dorsal con una posición que presenta diferencias respecto a las del creador de juego de su equipo.
 
Es el caso de hombres que actúan en posiciones algo más ofensivas como el paraguayo Derlis González o el panameño Luis Tejada.
 
El peruano Cristian Cueva es un delantero que luce el "10" en la Copa América, mientras que el capitán de Ecuador, Walter Ayoví, lo mantiene a pesar de jugar en el lateral izquierdo como legado de su trayectoria como centrocampista.
 
 
Muchos de estos jugadores son zurdos, ya que históricamente ese número ha correspondido a futbolistas bien dotados con la pierna izquierda, aunque esa circunstancia no es un requisito imprescindible para lucirlo.
 
En otros casos, el número ha quedado libre por la retirada de algún jugador emblemático y, en los actuales tiempos de dorsales fijos, no ha sido ocupado por otro compañero de los asentados en el equipo.
 
En cualquier caso, todo es consecuencia precisamente de la imposición de esos números fijos en el fútbol de clubes, que en Europa se produjo hace dos décadas y que supuso una modificación notable en una cuestión aparentemente menor, pero que estaba unida a la esencia del juego desde los años cuarenta del pasado siglo, que fue cuando empezaron a utilizarse.
 
El objetivo inicial era que los futbolistas pudieran ser identificados con mayor facilidad y la tradición pasó por dar el "1" al portero y seguir de forma correlativa hasta el extremo izquierdo, que llevaba el "11". Por ello, el dorsal también daba pistas sobre la ubicación del jugador sobre el terreno de juego.
 
Ese escenario ya no existe y con la entrada en vigor de estos dorsales fijos los futbolistas llevan el mismo número durante toda la temporada y suelen ser fieles a ellos tanto en sus clubes como en las selecciones.
 
El "7" de Cristiano Ronaldo, al igual que el "10" de Messi, es un claro ejemplo de una nueva situación que tiene muchas implicaciones comerciales y prueba de ello es el "CR7" con el que se le alude al internacional portugués del Real Madrid.
 
 
La fidelidad a sus números como el argentino Javier Mascherano (14), el chileno Alexis Sánchez (7), el mexicano Rafael Márquez (4), el uruguayo Luis Suárez (9) o el peruano Paolo Guerrero (9) son algunos ejemplos de ello.
 
Otros, sin embargo, cambian de dorsal en función del club o de la selección, tal y como ocurre con el uruguayo Diego Godín, que luce el 2 en el Atlético de Madrid y se reserva el "3" para jugar con su equipo nacional.
 
Para algunos, el asunto de los números es trivial, para otros es trascendente, pero lo que queda claro es que su significado ha variado en los últimos tiempos y que las cábalas no son completamente ajenas a la elección del dorsal con el que un jugador salta a un terreno de juego. 
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!