Santiago Solari y sus Águilas aún tienen mucho por sufrir en la CONCACAF, si es que quieren ir al Mundial de Clubes.