Horarios

Argentina es hoy un centro de inseguridad ciudadana y, desde el ámbito deportivo, una bomba de tiempo a punto de estallar. (Foto: Getty Images)

Martín Onti: Desde la incertidumbre

MADRID, España.- El hecho de inscribir el nombre de un jugador en la trágica lista de asesinados en el fútbol de Argentina, que podría haberse iniciado el 1 de noviembre de 2009, se consumó seis años más tarde. Aquél fatídico día para Fernando Cáceres, defensa central internacional argentino que pasara por el Zaragoza, el Valencia, el Celta de Vigo y el Córdoba en España, le permitió al popular "Negro" sobrevivir a un asalto a mano armada y poder seguir contando la historia de su vida, aunque a partir de entonces disminuido físicamente.

Ayer, en la insegura Buenos Aires, los amigos de lo ajeno pudieron conseguir lo que no pudieron con Cáceres en la persona de otro joven defensa argentino. Rodrigo Espíndola, futbolista del club Nueva Chicago, vaya ironía, fue asesinado de un balazo en el abdomen en un intento de asalto ocurrido delante de su esposa y su hijo recientemente nacido, frente a su propia casa en la capital de la República Argentina.

Sólo esto nos faltaba en la incertidumbre social que se vive por estos días en este país, me comenta un conocido médico amigo que dos semanas atrás escapó de la muerte en su domicilio al ser invadido y baleado por ladrones que terminaron huyendo.

Argentina es hoy un centro de inseguridad ciudadana y, desde el ámbito deportivo, una bomba de tiempo a punto de estallar. A la prohibición de asistentes a los campos de juego, adonde sus equipos juegan como visitantes, se le suma la agresión y violencia en las inmediaciones de los estadios de fútbol entre fanáticos que acuden a ellos a sabiendas de que no podrán ingresar, además, las luchas entre dirigentes por hacerse con el poder de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) que tras la muerte de su ex presidente Julio Grondona ha quedado sin dueño, completan un panorama aciago y de pronóstico reservado.

Como si esto fuese poco, y ante la dificultad de diferenciar qué es lo correcto para hacer entre el castigado fútbol y la maltratada política actual, aparecen instigadores desde sus atalayas populistas, como Alejandro Fantino, que en sus inicios utilizaron este deporte como plataforma de lanzamiento para sus intereses posteriores, y que ahora deciden aumentar con sus comentarios inoportunos la endeble situación social que atraviesa el país sembrando aun más incertidumbre a favor del terror que se vive a diario en las inseguras calles de Argentina.

 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!