Coleccionistas de zapatillas enfrentan grave riesgo.

Coleccionistas de calzado deportivo enfrentan grave riesgo

MÉXICO, DF.- A través de las redes sociales día con día centenares de personas en el mundo presumen lo que ellos denominan las colecciones de zapatillas deportivas más codiciadas.

Inclusive existen individuos que a lo largo de su vida han destinado gran parte de sus ahorros a la compra del calzado que en su momento patrocinaron leyendas del deporte como Michael Jordan, Earvin “Magic” Johnson, Carl Lewis, Usain Bolt y Pete Sampras, por citar sólo algunos.

Todos estos coleccionistas tienen algo en común, tarde o temprano enriquecerse a partir de los modelos de calzado de sus grandes estrellas. Sin embargo, esta historia podría cambiar a partir de una dura realidad: los preciados objetos sufren un casi inapreciable deterioro que en algunos casos les lleva a desmoronarse con todo y que permanecen guardados sin estrenarse siquiera.

Testimonios impactantes como el de un japonés que por años un par de tenis guardó , valuados en dos mil dólares por su raro diseño, y que cuando decidió ponérselos simplemente vio como se desmoronaban mientras avanzaba algunos pasos, han comenzado a demostrar que las marcas deportivas de mayor prestigio venden productos que usándolos o no tienen una fecha de caducidad.

Los científicos y los conservacionistas advierten de que los plásticos y los componentes con que se fabrica el calzado deportivo pueden permanecer entre la basura sin desintegrarse hasta por 500 años. No obstante, las creaciones de Nike, Reeebok, Adidas y New Balance demuestran todo lo contrario.

El Poliuretano, pieza clave en la elaboración de calzado deportivos, se degrada debido a un proceso de oxidación, es decir que cuando permanece guardado sufre un mortal deterioro.

El agua en el aire, el oxígeno en el aire, las esporas de moho y la contaminación gaseosa en el aire, la luz, las altas temperaturas, por no hablar de las fluctuaciones de temperatura que resulta de la Tierra es un ambiente extremadamente hostil para el calzado  fabricado a base Poliuretano.

La gran incógnita para los coleccionistas de calzado deportivo son las formulas químicas patentadas utilizadas en el proceso de su fabricación. Resulta que la adición de poliéster acelera el "mecanismo de degradación".

La pregunta que todo coleccionista serio quiere saber es: ¿Cómo evitar la hidrólisis, oxidación, y todo lo demás en la atmósfera que está dañando a todo el calzado deportivo?

Por el momento, las empresas fabricantes de calzado han guardado silencio, pues tan pronto sus creaciones se deterioran el consumidor adquiere un modelo nuevo en lo que representa millonarias ganancias por concepto de ventas. Sin embargo, para el coleccionista esto no resulta nada grato pues sus objetos literalmente se les están desmoronando.

Hasta el momento la única alternativa surge a través de restauradores que cual obra de arte se dedican reconstruir calzados como si fueran auténticas obras de arte.

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!