Horarios

Foto: Getty Images
SAN JOSÉ, Costa Rica.- El trágico encuentro frente a Uruguay en aquel repechaje para la Copa Mundial 2010, parece haber quedado muy atrás, donde Álvaro Saborío fue señalado como uno de los culpables de la eliminación de Costa Rica.
 
Cinco años más tarde, Saborío prueba las mieles del triunfo y la revancha, al convertirse en pieza fundamental en el desarrollo de la Tricolor.
 
“Sabo” creció una enormidad en la MLS y con su selección registraron la mejor actuación en un Mundial de toda su historia.
 
La noche de este jueves, el delantero vivió en el estadio Centenario esa noche mágica que se le escapó en el repechaje mundialista del 2009. Un año que parece tan lejano como las críticas y ataques contra el oriundo de San Carlos.
 
También fue la oportunidad para que el “9” de 32 años se empapara de esa emoción que en Brasil 2014 solamente pudo gozar desde la distancia de las graderías.
 
“La verdad fue un partido muy bueno de parte de todos. Queremos seguir con esta mentalidad ganadora y hoy se demostró que el equipo nunca baja los brazos. Me siento feliz de seguir ayudando a la Selección con goles y espero seguir así”, comentó Saborío.
 
Saborío con ánimos renovados, sueña con una revancha mayor, quiere que Isaac Saborío, quien aún no completa el año de vida, lo vea jugar en Rusia 2018. Que tenga el honor de contar que su papá mete goles y baila en el escenario más mágico que regala el fútbol mundial.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!
 
[