Horarios

Mar.Sep.29 12:00 AM EDT
Mié.Sep.30 12:00 AM EDT
Jue.Oct.01 12:00 AM EDT
Mar.Oct.06 12:00 AM EDT
Mié.Oct.07 12:00 AM EDT
Vie.Oct.09 12:00 AM EDT
Sáb.Oct.31 12:00 AM EDT
Sáb.Nov.07 12:00 AM EST
Carlos Gómez casi se va a las manos en juego entre Astros y Yankees

Casi se van a golpes Yankees y Astros por reacción de Carlos Gómez

El béisbol es un deporte regido en ciertas situaciones por las llamadas Reglas No Escritas. Es una suerte de código que nunca nadie ha visto ni encontrado, pero que milagrosamente persiste a pesar de los cambios generacionales, las crisis e incluso la modernización del juego. 
 
El librito invisible parece estar escrito bajo preceptos ligados a la superioridad del más macho. Entre otras cosas, no se toleran las celebraciones excesivas, porque el pitcher te la arrimará a la barbilla. Tampoco se le permite al lanzador agitarse mucho después de un ponche, porque alguien de su alineación también sentirá el rigor de las costuras en alguna parte de su cuerpo. 
 
Hay líneas hasta incomprensibles para el aficionado cualquiera que, por ende, no es experto del juego ni jamás vivió en un entorno peloteril. Una escena de estas se vivió en un encuentro entre los Astros de Houston de visita a los Yankees de Nueva York. 
 
El dominicano Carlos Gómez se ha ganado la fama de ser un “hot dog”, porque tiende a gesticular y también a jugar de manera fogosa. Si bien es cierto que Carlos se ha equivocado alguna vez, también es verdad que la corte suprema de las Reglas No Escritas no perdona jamás a quien las transgrede. Y Carlos es un imperdonable, o así parece. 
 
Muestra 1: Gómez conecta un doble y se lanza con fuerza en la segunda base. Va de cabeza, con lo cual elimina considerablemente la posibilidad de agredir al segunda base, aunque sí llega a acercarse. Adicionalmente, el jugador de 29 años celebra con una señal hacia la cueva de sus compañeros. 
 
Muestra 2: Con el juego 9-0 a favor de su club, Gómez conecta un elevado inofensivo y da muestras de rabia, al tiempo que desahoga la ira con gritos. Por alguna razón, descifrable solamente en alguna recóndita línea del manifiesto invisible, esto ofende al manager de los Yankees Joe Girardi quien le sugiere callarse y retirarse al dugout. 
 

 
¿Qué? ¿Cómo? ¿Qué cómo? ¿Y es que ahora tampoco pueden lamentar sus fracasos los jugadores? ¿Desde cuándo es eso ofensivo?
 
Lo mejor de la historia es lo que ocurre luego. 
 
Muestra 3: En la parte alta de séptimo inning Gómez da un enorme cuadrangular para impulsar a su equipo a totalizar 15 carreras y recorre las bases sin ver a nadie y celebrando consigo mismo. 
 

¡A callar Girardi! ¡Y a callar a las a veces obsoletas Reglas No Escritas! 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!