Los partidos decisivos en Argentina, Brasil y México se vivieron con emoción, drama y mucha intensidad.