El entrenador del Borussia Dortmund evitó hablar de la polémica celebración de su goleador.