El atacante francés no vio con buenos ojos la salida del volante chileno del Bayern Munich.