El entrenador italiano del Bayern bromeó con la particular celebración que lideraron sus jugadores.