El ex boxeador se divierte sin ninguna preocupación en una “pool party” y en un repleto centro nocturno.