Ahora como promotor el otrora estrella del boxeo sigue pegando los golpes certeros para, de lo negativo, sacar algo muy productivo. Ya nadie recuerda a Chávez Jr. y todos hablan de Canelo-Golovkin.