Entrar a un cuadrilátero es exponer tu vida, algo de que lo que ellos no pudieron escapar y que es un riesgo latente para todos pugilistas.