Horarios

Trump, Leicester gana la "UEFA Cup" y otras locuras camino a Canelo vs. Khan

LAS VEGAS, Nevada (cobertura especial).- En un país en el cual existe un estado de intriga total por unas elecciones presidenciales que se avecinan sin una claridad acerca de los potenciales candidatos, no resulta tan sorpresivo que un evento que se supone nada tiene que ver como la rueda de prensa previa a un “match” boxístico tenga sus ribetes políticos. 
 
Saúl “Canelo” Álvarez (46-1-1, 32 nocauts) es un joven mexicano de 25 años de Guadalajara, Jalisco, que provoca una identificación tremenda con sus paisanos que llegaron a los Estados Unidos a buscar una mejor vida.  Amir Khan (31-3, 19 nocauts) es un joven nacido hace 29 años en Bolton, Inglaterra, cuya ascendencia es de inmigrantes pakistaníes y su religión es la musulmana. 

 
Ambas comunidades, tanto la mexicana como la musulmana, además del conglomerado completo que se llama inmigrantes, han sido atacados en repetidas ocasiones por el inminente candidato del Partido Republicano, Donald Trump, por lo que fue una movida inteligente aprovechar esa terrible circunstancia para agregarle un tantito de picante a la última ruta hacia el combate y, tal vez, vender un par de boletos más. 
 
“Va a ser una gran pelea y todos la tienen que ver porque podría ser la última pelea del Canelo y mía en este país, si es que Donald Trump queda electo presidente”, dijo Khan arrancándole una risa colectiva a los asistentes, antes de agregar: “El Canelo es un gran peleador y estamos listos para enfrentarlo”. 
 
 
Khan será el retador en el choque por el título peso mediano (160 libras) del Consejo Mundial de Boxeo (CMB), el cual se efectuará el sábado 7 de mayo en la nueva arena T-Mobile en el llamado "strip" de Las Vegas y con capacidad para unos 20 mil espectadores. 
 
El jefe máximo de Golden Boy Promotions, Oscar De La Hoya, también intentó agregarle chispa a los atractivos para ver el evento, pero su desconocimiento del fútbol lo dejó en evidencia, aunque haya tenido buenas intenciones. 
 
“Es un buen hombre que representa el corazón del deporte. No es solamente un exmedallista de plata en los Juegos Olímpicos, sino que es un campeón de varios pesos a quien nunca se le han dado las grandes peleas y aquí está", dijo De La Hoya acerca de Khan y todo iba bien hasta allí. 
 
"¿Quién se podía imaginar que un equipo como el Leicester City, que era 5000 a 1 en las apuestas pudiese ganar la 'UEFA Cup'… Sabemos que Khan no es el favorito, pero llega aquí como el favorito de muchos dentro de sus corazones”, agregó.
 
El presidente del Consejo Mundial de Boxeo, Mauricio Sulaimán, también contribuyó con su cuota de razones más allá de los trancazos para atenderle a la golpiza. 
 
"Tenemos a dos hombres buenos enfrentándose el sábado. Por un lado el Canelo que es católico y por el otro Amir que es musulmán. Ambos respetan muchos a sus culturas y seguramente será una buena pelea", dijo Sulaimán.
 
El más coherente del encuentro que duró poco más de una hora fue el entrenador de Khan, Virgil Hunter. 
 
"Ha pasado por tantas dificultades y aquí está", dijo Hunter en referencia a su pupilo que fue mencionado como potencial rival de Floyd Mayweather Jr. y Manny Pacquiao y nunca terminó por concretarse". 
 
"Está listo para pararse en dos divisiones por encima de su peso, sin miedo. He aprendido mucho en este tiempo entrenándolo. Es un placer para mí estar junto a él este fin de semana, cuando enfrente obviamente mucho peligro ante un peleador muy bueno y muy joven como el Canelo. Pero si se quiere ser un gran campeón hay que pararse ante los mejores. Espero que sea una gran pelea este sábado en la noche", agregó el nuevo mentor de Khan.
 
El Canelo simplemente dijo estar listo, y sus palabras fueron una repetición de cualquiera de sus ruedas de prensa anteriores: "Ya no hay mucho más que decir. Los espero el sábado para que gritemos '¡viva México!’ todos juntos", sostuvo. 

 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!