Horarios

Mayweather: "Esta pelea no es del bien contra el mal"

LAS VEGAS, Nevada (Cobertura especial).- Ser el mejor en lo que haces no siempre es garante de que recibirás solamente de lo positivo. Esa luz gigantesca de la crítica siempre va a estar encima de ti pescando el momento en el cual te resbales para alumbrarte mejor y prender las alarmas. Es un asunto natural en cualquier ámbito y el deporte no escapa. Los equipos más amados son también los más odiados y los atletas que más rinden son, en muchas ocasiones, también los más juzgados. 
 
Floyd Mayweather Jr. (47-0, 26 nocauts) ha sido el mejor boxeador de los últimos años. Así de simple, ha sido el mejor y su record lo indica. Pero nunca parece suficiente lo que haga Mayweather para convencer al siempre exigente público. Ahora se topa “Money” ante el reto más grande de su trayectoria, cuando enfrente a Manny Pacquiao (57-5-2, 38 nocauts) el sábado 2 de mayo en la arena del MGM Grand. 
 
“Siempre lo he dicho, soy un poco diferente al resto, soy un realista. Soy humano y cometo errores. Trato de ser perfeccionista pero nadie es perfecto”, analizó Floyd ante un grupo de periodistas el miércoles en Las Vegas. “Esta pelea no es del bien contra el mal. Es un peleador que está en el tope contra otro peleador que también está en el tope. Es acerca de darles emoción y no sabemos cómo irá esta pelea. Creo en mis habilidades, creo que saldré victorioso porque he trabajo extremadamente duro y estoy seguro de que él hizo lo mismo y por eso intriga tanto esta pelea”. 
 
Mayweather y Pacquiao han sonado tan juntos como guantes y vendas en el mundo del boxeo durante unos ocho años. Este es el evento que todos querían ver pero que siempre al final no se concretaba y una de las piedras de tranca camino a lo que esta semana se hará realidad, fue la exigencia de Mayweather para que Pacquiao se aplicara los exámenes de descartes de sustancias prohibidas, practicados además al estilo olímpico. Finalmente Pacquiao aceptó, pero para Floyd el tema va más allá. 
 
 
“Creo que todo el mundo debe darme crédito y quitarse el sombrero ante mí y eso no es sólo en el boxeo sino en los deportes en general, punto”, sentenció. “Básicamente fui el pionero que se paró al frente y dijo que todo atleta, no sólo en el boxeo, debe estar en un campo de competencia parejo y cada atleta debe someterse a pruebas aleatorias de sangre y orina en cualquier momento; fui el primero y no porque estuviese preocupado por nada, sino porque creo que se trata de ser justos”. 
 
 
En la ruta hacia su choque con Pacquiao se ha visto una versión de Mayweather distante a la de aquel chico arrogante que se dedicaba a insultar a su oponente hasta metérsele en la mente. Aquel muchacho intimidante no ha aparecido esta semana en Las Vegas y muy por el contrario ha sido capaz de reconocer los méritos de su oponente.   
 
 
“Desde el inicio de mi carrera siempre he tenido un plan de juego, es como el ajedrez, hago movimientos calculados en el ring y fuera del ring. Me rodeé de la gente correcta, de las piezas correctas y así armé mi equipo”, dice con tono muy calmado, como reflexionando. “Aquello de hablar fuertemente, ser ruidoso, eso lo hice en el pasado. Tengo más edad ahora, soy más inteligente. Esta pelea se vende por sí sola y no tengo que hacer eso. Nuestra meta siempre fue, peleando contra el Canelo (Álvarez), (Oscar) De La Hoya, o contra quien fuese, llegar a este lugar. Tampoco importa el rival, pero llegar a este momento. No le quito nada a Manny Pacquiao, es un peleador sólido, sólido competidor. Insisto, va ser una pelea intrigante el sábado”.
 
Entre tanto dinero y tantos logros hasta tiene tiempo este Mayweather de hoy para recordar sus inicios y, levemente, aflorar vestigios de humildad. Ha sido un recorrido interesante el del muchacho de 38 años que vivió una infancia complicada y rodeada de violencia en Grand Rapids, Michigan y que encontró en el boxeo su salvación. 
 
“Cuando llegas a este punto, estoy siendo honesto, tienes tanto dinero que no puedes comprar más nada. Te mientes a ti mismo, pero no hay nada más que comprar. La primera vez que vine al MGM Grand tenía 17 años, en la cartelera de Frankie Randall contra Julio César Chávez, la segunda pelea. Me quedé aquí, volé en primera clase y quedándome en una gran habitación. No lo podía creer y estoy muy agradecido”, confiesa el medallista de bronce de los Juegos Olímpicos de Atlanta 1996. 
 
Y a la pregunta de cuánto dinero ganará, dice sin chistar: “Puedo ganar cualquier cantidad de dinero en esta pelea, pero no voy a decir la cifra”. 
 
Floyd dice que su vida sigue su curso casi normalmente en los días previos al combate y que planea ver películas y los Playoffs de la NBA mientras llega el momento. Un momento que para algunos se produce casi una década más tarde, pero que él estima perfecto. 
 
“Me alegra que tuvimos paciencia y no nos apuramos. El momento es ahora, este es el apropiado”, afirma. “Me veo extremadamente grande porque he trabajado extremadamente duro. Creo que soy el tipo más grande y fuerte. Pero él es un competidor sólido, un buen peleador. No creo que haya llegado a este nivel si no hubiera vencido a competidores de calidad”. 
 
 

Cada vez más cerca... La ruta de un hombre hacia el otro... #MayweatherPacquiao #MayPacTelemundo #MayPac #boxeo #boxing

A photo posted by deportestelemundo (@deportestelemundo) on

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!