Horarios

Mar.Sep.22 12:00 AM EDT
Mié.Sep.23 12:00 AM EDT
Vie.Sep.25 12:00 AM EDT
Sáb.Sep.26 12:00 AM EDT
Mar.Sep.29 12:00 AM EDT
Mié.Sep.30 12:00 AM EDT
Jue.Oct.01 12:00 AM EDT

Lo mejor de México vs. Puerto Rico: Salvador Sánchez vs. Wilfredo Gómez

Parte de una serie rumbo al combate Miguel Cotto vs. Canelo Álvarez
 
MIAMI, Florida.- Canelo Álvarez y Miguel Cotto escribirán un nuevo capítulo en la historia entre México y Puerto Rico en el boxeo el próximo 24 de noviembre, pero el 21 de agosto del 1981, Salvador "Mr. Pulmones" Sánchez y Wilfredo "Bazooka" Gómez se enfracasron en una de las peleas más memorables de la rivalidad.
 
Bautizada "La Batalla de los Pequeños Gigantes" estos dos peleadores se enfrentaron por el título pluma del Consejo Mundial de Boxeo en poder del mexicano Sánchez, pero más que una faja mundial, lo que estaba en juego era el orgullo de ambas naciones. Y Sánchez y Gómez no defraudaron.
 
Gómez, el rey del peso supergallo, llegó al combate en el Caesars Palace en Las Vegas con un impresionante récord de 32-0-1 con 32 nocauts, incluyendo un devastador nocaut sobre el legendario Carlos Zárate, y era el gran favorito ante Sánchez (39-1-1), quien defendía por sexta vez la corona pluma que conquistó ante Danny López.

 
El mexicano sólo necesitó 30 segundos para estremecer la arena -y los televidentes en sus hogares- cuando envió a la lona al puertorriqueño con una combinación de gancho de izquierda seguido por una derecha cruzada. Gómez se levantó completamente aturdido y prosiguió a ser vapuleado por el campeón pluma. Sobrevivió el asalto de infierno, pero el daño estaba hecho ya que terminó con el pómulo derecho lastimado.
 
Aún así, el boricua no se dio por vencido y en el segundo se lanzó al ataque, convirtiéndose la pelea en una verdadera guerra ya que ambos tuvieron sus momentos en los subsiguientes asaltos. Sin embargo, para el sexto capítulo, era visible las huellas de la dura batalla en el rostro de Gómez, quien tenía casi cerrado el ojo izquierdo.
 
Los golpes de Sánchez fueron demasiados y en el octavo llegó el final cuando Gómez cayó por segunda vez en el combate ante una avalancha de derechas e izquierdas. De forma valiente se incorporó con el rostro desfigurado, y el árbitro filipino Carlos Padilla decidió ponerle fin a la pelea a los 2:09 del asalto.

 
Desde entonces, mucho se habló sobre los problemas de peso que confrontó Gómez durante la última semana previo al duelo, pero la realidad fue que Sánchez fue el mejor esa noche sobre el cuadrilátero. 
 
El destino se interpuso en la realización de una revancha cuando el mexicano falleció trágicamente a sólo días de cumplirse el primer aniversario de esta legendaria batalla difícil de olvidar.
 

 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!