La objetividad y el boxeo no tienen corazón, va a ganar Mayweather

LAS VEGAS, Nevada (Cobertura especial).- La objetividad y el boxeo se parecen mucho en un aspecto y es que no conocen corazones. Cuando la realidad es tajante y no hay manera de cambiarla, más vale adaptarse y seguir viviendo. En el boxeo no siempre lo que uno quiere es lo que termina dándose y también más vale ser realista. 
 
Resulta fácil entender por qué la mayoría quiere que gane Manny Pacquiao (57-5-2, 38 nocauts) en la pelea de su vida ante Floyd Mayweather (47-0, 26 nocauts). Es básicamente imposible que alguien con el carisma y el ángel de la joya filipina te caiga mal, mientras que es muy fácil que eso suceda con la contraparte. 
 
Floyd ha sido un tipo arrogante durante mucho tiempo, con la boca tan grande como sus capacidades sobre el ring. En estos días se muestra mucho más tranquilo y hasta con ligeritos tonos de humildad, pero cuando se habla de personajes chocantes Mayweather sigue apareciendo en el tope de cualquier lista. 
 
 
Una cosa es querer que gane Pacquiao, pero otra muy difícil es que suceda. 
 
Esta pelea llega unos siete años más tarde del que se suponía era el momento ideal y esos siete años le pesan más al “Pacman” filipino que al “Money” de Michigan. En esos siete años sufrió Pacquiao dos derrotas, una bastante dudosa ante Timothy Bradley y otra contundente cuando el mexicano Juan Manuel Márquez lo mandó a la lona de un solo zambombazo. 
 
 
Mayweather por su parte sigue haciendo lo que es su costumbre, pasearse a los rivales de turno y llevarlos a la escuelita. Salvo algunos momentos en la primera de sus dos peleas contra el argentino Marcos "Chino" Maidana, Floyd ha vencido a su oposición fácilmente y casi ni lo han tocado. A sus 38 años, sigue siendo el mejor especialista del boxeo más puro. Ese tema de tocar y que no te toquen es lo que mejor sabe hacer el mejor libra por libra del momento y con Pacquiao cuesta creer que no será así. 
 
Este combate se presta para ser entretenido durante los primeros cinco o seis asaltos, tiempo que le tomará a Mayweather para aprenderse de memoria a su complicado rival y comenzar a taladrarlo con su derecha hasta que llegue el último campanazo. Pacquiao se frustrará y perseguirá a Floyd, quien como siempre irá a bordo de su motocicleta sobre el cuadrilátero, pegando nada más cuando lo necesite. 
 
No sabemos si Mayweather cuenta los golpes que recibe versus los que conecta, pero pareciera, porque nunca trabaja de más. No desperdicia golpes Floyd y su defensa es sinonimia de obra de arte. 
 
Se nos viene una pelea animada en la que al final alzará los brazos por vez número 48 Floyd Mayweather Jr. El de Grand Rapids se llevará entre siete y ocho asaltos de los 12. 
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!