Saúl Álvarez fulminó al oriundo de la Ciudad de México con un golpe certero que lo dejó tendido sobre la lona.