El boxeador mexicano confía en salir con la mano en alto frente a su compatriota Gánigan López, que lo catapulte a una pelea de título mundial.