Ocurrió en el vestuario de los Mets. Un lanzador que está saliendo con la súper modelo Adriana Lima es el sospechoso de la broma.