Horarios

Sáb.Nov.28 12:00 AM EST
Mar.Dic.01 12:00 AM EST
Mié.Dic.02 12:00 AM EST
Vie.Dic.04 12:00 AM EST
Sáb.Dic.05 12:00 AM EST
Mar.Dic.08 12:00 AM EST

Ozzie Guillén y su condena por admirar a Fidel Castro

MIAMI, Estados Unidos.- En octubre de 2012, Miami Marlins despidieron al manager venezolano Ozzie Guillén y asumieron la totalidad de los 7.5 millones que le debían en los tres años finales de su contrato.

¿Qué sucedió?. Más allá de su porcentaje de victorias .426 (69-93), el campeón de la Serie Mundial con White Sox en 2005 se metió en un embrollo que lo dejó marcado desde entonces.

"Amo a Fidel Castro, respeto a Fidel Castro. ¿Sabes por qué? Mucha gente ha tratado de matar a Fidel Castro durante los últimos 60 años, pero ese hijo de... todavía está ahí", dijo Guillén en una entrevista concedida a la revista Time.

Gran parte de la comunidad de Miami, y latinos residentes en Estados Unidos, se sintieron traicionados por uno de sus mejores representantes en el béisbol de la gran carpa. Guillén lamentó dichas declaraciones, pero insistió que sólo expresaba su admiración por la habilidad de Castro de mantenerse en el poder.

"La gente no leyó el artículo. Sólo leyeron los titulares. 'Oh, Ozzie ama a Fidel'. ¿Cómo demonios puedo amar a alguien que no conozco? ¿Cómo puedo amar a alguien que hace algo con lo que estoy en contra? ¿Cómo puedo amar a alguien así cuando yo jugué béisbol en Estados Unidos, vivo mi vida de forma libre y es una gran vida? ¿Cómo puedo amar a Fidel cuando jugué con José Canseco, y fui manager del Duque Hernández, y mi mejor amigo es cubano? ¿Cómo puedo amar a alguien así?", aseguró, obligado a dar una conferencia de prensa.

"La única razón por la que hice la conferencia de prensa fue porque respeto a los jugadores cubanos y a la gente cubana, y quería demostrarles quien soy yo. Puse mi mejor cara allá afuera porque yo sabía lo que había dicho. Si yo fuese culpable, no me hubiese aparecido. Solo había escrito un comunicado. Tan simple como eso'', señaló.

Guillén no ayudó a su causa en Marlins cuando le dijo a los reporteros que le gustaba "emborracharse e irse a dormir" como parte de su rutina nocturna luego de los partidos. Alegó que ese comentario fue una broma.

Su reputación como alguien sin control impera en las Grandes Ligas, y así es difícil saber lo que algunos ejecutivos suelen guardar para usarlo como futuras referencias.

Ahora, el que fuera novato del año en 1985 en la Liga Americana, es comentarista de ESPN, pero en cada transmisión no deja de señalar que le gustaría recibir una nueva oportunidad. Quizá volver a ser manager de la banca sería opción, pero aquellas palabras de admiración por el hoy fallecido dictador le han cobrado renta en estos cuatro años. 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!