El equipo de la NBA se encontraba entrenando y grabando un comercial en Ciudad de México, y al momento de ausentarse por unas horas, le hurtaron una cámara.