El exjugador italiano, Enrico Chiesa, inclinó la balanza del favoritismo a favor del británico Lewis Hamilton para que se lleve la corona de la máxima categoría del automovilismo.