Horarios

Fernando Alonso y su futuro incierto

Martín Onti: Querido “Nano”

MADRID, España.- Desde que se alejó de la Scuderia Ferrari, sin hacer mención a la consagratoria época en que se consagró Bicampeón Mundial con Renault allá por la ya muy lejana temporada del año 2006, el piloto asturiano Fernando Alonso ha sido más una suerte de castigado fantasma que de consumado protagonista en el paddock de la Fórmula 1.
 
Si recapitulamos la historia deportiva en la carrera del piloto español desde que ingresó al ambiente profesional de la F1, la actual campaña nos sirve, desde el obligado punto analítico, para recalcar un camino lleno de dudosas decisiones personales que fueron solapando aquella brillantez que nos hacían creer, sobre todo a los españoles, que tendríamos campeón para un largo rato.
 
 
Bajo la tutela del italiano Flavio Briatore en Renault, después de sus inicios en el equipo Minardi y antes de su arribo a Mc Laren-Mercedes en su primera y traumática etapa con Ron Dennis, Fernando Alonso tuvo sus días de gloria que jamás volvieron a repetirse y dudo, sincera y honestamente, que vuelva a acercarse siquiera a ellos de aquí en adelante, a menos que la idea del milagro sea contemplada con cierta incrédula seriedad.
 
Aquel fracaso monumental de la temporada 2007 en la casa de Woking, con quienes regresó tras ser desechado por Ferrari para el año 2015, marcó su destino actual con una suerte de fatalidad continua que fue sumiéndole en esa mediocridad que significa para cualquier deportista de elite, como Alonso, no estar cerca de las posibilidades de ser protagonista con cierto absolutismo.
 
 
Tras casi 16 largos años de Fernando Alonso en la Fórmula 1, me temo que ha llegado el momento en que él mismo tendría que hacerse preguntas obvias sobre este triste presente.
 
Recapacitar ante la desaparición de los primeros lugares y el errar vagabundo por la medianía de las clasificaciones no deberían satisfacer el espíritu guerrero de ese Samurai que lleva adentro y no sólo tatuado superficialmente en su espalda.
 
Ante el Gran Premio de Mónaco de este fin de semana, y sin posibilidades claras y lógicas de obtener resultados acordes a un Campeón Mundial, el ‘Nano’ ya tendría que asumir que las tramas contienen un principio, un nudo, y un desenlace al que enfrentarse por doloroso que este sea.
 
 
 
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!