Horarios

Vie.Sep.25 12:00 AM EDT
Sáb.Sep.26 12:00 AM EDT
Mar.Sep.29 12:00 AM EDT
Mié.Sep.30 12:00 AM EDT
Jue.Oct.01 12:00 AM EDT
Mar.Oct.06 12:00 AM EDT
Mié.Oct.07 12:00 AM EDT
Sáb.Oct.31 12:00 AM EDT
Martín Onti: Placer y sufrimiento para Fernando Alonso

Martín Onti: Placer y sufrimiento para Fernando Alonso

MELBOURNE, Australia.- Intento acomodar las palabras en mi cerebro a modo de poder procesar una resultante clara y concisa. Fernando Alonso se bajó de su MCL32 tras abandonar nuevamente en una carrera de F1, la primera de la temporada en Melbourne, Australia, esta vez, y sus declaraciones sonaron a cinismo en escala insondable en el concepto de muchos seguidores de la categoría máxima del automovilismo mundial.

‘Estaba haciendo la mejor carrera de mi vida hasta que se rompió la suspensión’, dijo Alonso tras abandonar la competencia a falta de sólo tres vueltas para la finalización de la misma. Fallas en la suspensión, frenos y en el suelo de la máquina de Woking llevó al retiro del piloto español de la justa que abría un nuevo y prometedor año en el Gran Premio de Australia para la unión de dos empresas –McLaren y Honda- que nunca han demostrado compatibilidad desde el principio de su fusión.  

 

Para comprender las declaraciones del bicampeón de la F1 en los años 2005 y 2006, cuando corría con Renault, habría que decir que ya tiene 35 años y que, como es de pura lógica imaginar, a esa edad se comienzan a perder muchos atributos esenciales en un piloto de élite, y que estos bien podrían influir a la hora de opinar sobre situaciones que en particular atraviesa.

Alonso define su gesta en el Albert Park de Melbourne como ‘Una experiencia placentera a pesar de conducir un mal coche’, y a decir verdad, yo no lo entiendo tal cual y, como yo, miles de seguidores del asturiano no alcanzan a medir ese tipo de placer que asegura disfrutar el mejor corredor español de la historia en este deporte a día de hoy.

En ejercicio de dejar de lado los recuerdos, aquellos que durante tantos años nos obligaba, eso sí, con verdadero placer, a sentarnos frente a la televisión, o a poder aspirar a verle cuando la competencia se organizaba en España o en algún lugar apropiado para aventurarse a ir tras fronteras cercanas en el esfuerzo, uno debe recapacitar sobre sus palabras y aceptar la realidad que no es otra que extenderle la mano al final de una leyenda.

Sobre conclusiones, uno podría ser extremadamente duro opinando con una tendencia realista, en la cual componentes de origen comercial y mercantilista se mezclan con la deportiva y con la convicción que un sentimiento otorga a una decisión tomada. Sin embargo, cuando se abre el extenso abanico profesional en la carrera de Fernando Alonso, y a menos que le consideremos una persona que admira en primera persona al masoquismo, se torna imposible comprender el placer que él puede sentir en medio de tanto sufrimiento anticipado.

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!