Horarios

Mar.Sep.22 12:00 AM EDT
Mié.Sep.23 12:00 AM EDT
Vie.Sep.25 12:00 AM EDT
Sáb.Sep.26 12:00 AM EDT
Mar.Sep.29 12:00 AM EDT
Mié.Sep.30 12:00 AM EDT
Jue.Oct.01 12:00 AM EDT

Martín Onti: Las alianzas mal nacidas

BARCELONA, España.- Es casi imposible que lo que mal se inició pueda ser rescatado y transformado en un buen funcionamiento, y esto vale para cualquier tipo de unión entre partes que no congenian bien desde el principio en una relación cualquiera, del tipo que sea. Trasladado este axioma a la situación que vive la Fórmula 1 con la escudería McLaren-Honda, nos deja ver una realidad que nos conduce a pensar, una vez más, que lo que mal empieza mal acaba.

Concluidos en Barcelona los primeros entrenamientos de la pretemporada de la F1, donde se los remozados bólidos de la categoría máxima del automovilismo internacional han comenzado a poner a punto las nuevas máquinas que surcarán los circuitos del calendario actual, la esperanza en la casa de Woking no parece haber sido recompensada.

Los numerosos cambios, amén de los relacionados a la conformación del equipo humano, y me refiero a la que tiene que ver con la construcción mecánica y tecnológica de los coches en sí, debería tener, por parte de la crítica en general, una aceptación prudencial y otorgar un tiempo de ensamblaje de la relaciones que devienen de la puesta en escena de un coche que sepa estar a la altura de la marca que representa.

Sin embargo y por lo visto en el circuito de Montmeló durante estos días de pruebas, nada está más alejado de la triste realidad en Mc Laren. De repente, toda esa ilusión que se había montado en la casa del ala dorada de la F1 pareció ir alejándose de los pensamientos positivos de su gente.

Desde sus pilotos oficiales este año, el español Fernando Alonso y el belga Stoffel Vandoorne, hasta su flamante patrón Zak Brown, y pasando por el director de la escudería Eric Boullier o el encargado de los motores nipones Yusuke Hasegawa, e incluso sus ingenieros, técnicos y mecánicos, han ido perdiendo la confianza que el silencio de la inactividad vacacional había cobijado a la Fórmula 1.

Un equipo como McLaren-Honda en situación crítica deberá remontar en un corto espacio de tiempo el fracaso que atesora desde la unión de las dos empresas. Una, reconocida en la historia de este deporte por derechos propios que hoy rima más con la decepción que con el triunfo, y la otra, con una incredulidad que coincide más con un juego de niños que con la adulta responsabilidad en empresas serias que deben aportar los mayores.

Nuevas pruebas se avecinan en el Circuit de Montemeló y, sin pretender ser pájaro de mal agüero, me atrevo a vaticinar que veremos más de lo mismo, con Mercedes Benz y Ferrari mejorando prestaciones y Red Bull poniéndose a tono para estar en el grupo de los dos anteriores. El resto volverán a ser acompañantes del Circo de la F1… con McLaren entre ellos.

Sígueme en Twitter en @Ontifutbol

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!