Horarios

Martín Onti: Christian Horner y Fernando Alonso

MADRID, España.- Tras unas declaraciones recientes de Christian Horner, jefe del equipo Red Bull de Fórmula 1, en relación a la posible llegada de Fernando Alonso a su escudería en reemplazo de Daniel Ricciardo rumbo a Renault para la siguiente temporada, la respuesta del piloto español no se hizo esperar para confirmar presunciones que ya todo el medio de la máxima categoría del automovilismo mundial conoce de sobrada manera.
 
 
 

Race day. #mclaren #budapest #f1 #14

A post shared by Fernando Alonso (@fernandoalo_oficial) on

 
Si algo caracteriza, y a la vez condena, a Fernando Alonso, es su carácter y no sólo las aptitudes mayúsculas e innegables que demuestra en los circuitos. Más bien son sus reacciones las que prevalecen en la consideración de la gente. En este sentido, su historia no es precisamente para enmarcar y su amplio y controvertido recorrido por el ambiente de este deporte lo deja en una situación de opiniones divididas. 
 
Tras su segundo título consecutivo de Campeón Mundial en el año 2006, cuando corría con la marca francesa y estaba a las ordenes de Flavio Briatore, el asturiano tuvo un cambio trascendental en su carrera deportiva que lo llevó de fracaso en fracaso. Claro que esto visto desde el plano deportivo, porque a partir de entonces sus días de triunfos sólo tuvieron amargas caricias de la mano de Ferrari cuando en el 2010 logró un triste subcampeonato tras aquel mal recordado, para él, Gran Premio de Abu Dhabi en el que estuvo 40 vueltas fatídicas detrás del ruso Vitaly Petrov que terminó dándole el campeonato a Sebastian Vettel.
 
Desde aquel entonces, Alonso no volvió a estar cerca de una consagración palpable, sus actuaciones estuvieron acordes a la máquina que pilotaba y esta nunca fue la mejor del paddock. Es cierto, y reconocido, que sus aptitudes tras los mandos de un coche de competición son superiores al de muchos otros colegas, pero nunca es sólo la conducción de un monoplaza lo que se tiene en cuenta en el complicado ambiente de la F1.
 
Sus ‘malos entendidos’ con otros pilotos, la alta competitividad en un mundo que busca despiadadamente la gloria, el egoísmo y la soberbia que en ocasiones necesitan tener prioridad sobre la ausencia de cordura en el entorno de este exigente deporte, terminaron pasándole factura a Fernando Alonso.
 
Christian Horner no ha hecho más que ser sincero, honesto consigo mismo y no callar la opinión generalizada del medio. El mandamás deportivo de la casa austriaca sólo ha expresado en voz alta el pensamiento de la mayoría de los componentes del Gran Circo de la Fórmula 1, quienes consideran al bicampeón del mundo como un elemento ‘poco saludable’ para sus propias conveniencias.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!