Argentina, por el milagro ante Guinea