AJ Lee robó miradas sobre el encordado de la WWE