Horarios

Martín Onti: Carlitos de Pueblo

BUENOS AIRES, Argentina.- Curioso me resultó el regreso de Carlos Tévez, hace ya casi un largo año, a esa Argentina tan convulsionada estos últimos tiempos en el aspecto político, y con la necesidad de conseguir revulsivos que le devolvieran credibilidad vivencial a su gente, a esa sociedad marcada por el desconcierto de gobernantes a quienes cualquier señal popular que significara ilusión y visos de poder, les venía como anillo al dedo.

Cuando al final de su contrato con la Juventus de Turín, el ‘Apache’ decide cortar sus vínculos contractuales para retornar al club de sus amores, Boca Juniors de Buenos Aires, pocos crédulos aceptaban de buenas a primeras que en el punto cúlmine de su carrera deportiva, Tévez hubiese decidido volver a su país desestimando continuar en el alto nivel del fútbol de Europa.

Tras su salida del equipo bonaerense en el año 2005 rumbo al Corinthians brasileño, adonde llega precedido de ciertas rarezas financieras junto al hoy defensa del Barcelona, Javier Mascherano, luego acrecentadas éstas en su aterrizaje en el West Ham United del fútbol británico, también junto al ‘Jefecito’ blaugrana, Carlitos Tévez vistió camisetas de instituciones de renombre como las del Manchester United y el Manchester City, antes de recalar en la ‘Vecchia Signora’ previo a su vuelta definitiva a Boca Juniors.

En esa década de ausencia de su natal Argentina, Carlos Tévez se ganó en base a su calidad futbolística y derroche físico, el aprecio de sus ocasionales seguidores quienes supieron disfrutar la entrega encomiable de un jugador generoso y rendido a los colores que profesionalmente defendía.

Hasta que la aparición del presidente del club argentino, Daniel Angelici, amigo del actual presidente de la nación y ex mandatario de la entidad porteña, Mauricio Macri, le convence que su ‘ángel’ sería primordial para levantar el ánimo del club más popular de la Argentina y que el retorno sería de capital importancia para resucitar a una institución en decadencia futbolística, donde serviría de guía espiritual con su áurea de guerrero incansable y victorioso.

A día de hoy, en el aspecto que rodea a lo puramente relacionado al balón, poco es lo que ha podido hacer Carlos Tévez para convencernos que desde el fútbol fuese auténticamente imprescindible, sin embargo, su imagen emblemática parece servir mejor a los propósitos políticos de un Angelici más cercano a las urgencias del poder actual argentino que a las necesidades deportivas de su club.

Aún así, el hincha de Boca Juniors, que adoptó a Tévez como su líder en el terreno de juego, no termina de cuestionarse aún las verdaderas dudas que genera un retorno de mayores sensaciones políticas que futbolísticas, aunque a pesar de todo siga confiando en el ‘Carlitos del Pueblo’.

También puedes seguirme en Twitter en @Ontifutbol

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!