Horarios

Cuba en los Juegos Olímpicos

Juegos Olímpicos: Cuba ya no es el líder en deportes en Latinoamérica

LA HABANA, Cuba.- Los Juegos Panamericanos de Toronto en el 2015 demostraron que Cuba ya no es la principal potencia deportiva latinoamericana y que Brasil le ha robado el rol de escudero de los Estados Unidos en las citas multideportivas. En los Juegos Olímpicos de Río de Janeiro 2016 esta realidad pudiera hacerse aún mayor, pues el gigante sudamericano será la sede del evento.
 
El deporte no está ajeno a todos los males que enfrenta Cuba. Sus habitantes continúan estancándose social y económicamente y el deporte es apenas una muestra más. A pesar de que el gobierno continúa invirtiendo una parte importante de su presupuesto en fomentar la práctica atlética, ni las instalaciones ni la profesionalidad de sus entrenadores es la misma.
 
Todos los males de Cuba tienen la misma raíz: la política. Si bien aproximadamente en los primeros cuarenta años del proceso revolucionario Cuba se las arregló para tener verdaderos cracks en varias disciplinas, en la última década ha visto como una gran parte de sus estrellas ha abandonado la isla para ser traspasarse al profesionalismo.
 
 
Así han perdido a muchos boxeadores, voleibolistas, atletas y beisbolistas, aunque este deporte ya no forme parte del programa olímpico. Desde la irrupción del internet, -y aunque en Cuba aún predomine la vieja conexión por módem-, los deportistas han podido conocer más de cerca cómo es posible vivir en el extranjero y explotar al máximo sus carreras.
 
A fin de cuentas la vida útil de un deportista es muy corta y si no la aprovecha cuando debe hacerlo, la pierde. Por eso vemos como Yoenis Céspedes, Yasiel Puig y Aroldis Champman brillan en las Grandes Ligas, o Erislandy Lara y Guillermo Rigondeaux han tenido éxito en el boxeo profesional y siguen siendo cubanos, pero ya no compiten bajo la bandera de la estrella solitaria.
 
 
A pesar de que Cuba continúa produciendo un manantial de excelentes boxeadores, resulta que ahora la principal fuerza deportiva de la isla se centra en los deportes menos profesionales. El judo, la lucha, el taekwondo, el tiro y el canotaje han venido a convertirse en los máximos exponentes en juegos múltiples, dejando atrás a los más atractivos y tradicionales protagonistas como el béisbol, el propio boxeo, el atletismo y el voleibol, aunque este último sólo aporte dos medallas.
 
 
 
BARCELONA 1992, una quimera irrepetible
Cuba se mantuvo ausente de los Juegos Olímpicos durante doce años tras sumarse al boicot socialista en Los Ángeles 1984 y luego a la causa norcoreana en Seúl 1988. Pero eso no estancó el desarrollo del deporte, más bien lo mantuvo silente.
 
En los Juegos Panamericanos de La Habana 1991 se impusieron a los Estados Unidos por primera vez en el medallero general y en los Juegos Olímpicos de Barcelona 1992 conquistaron catorce medallas de oro y se ubicaron en el quinto lugar por países, uno de los verdaderos hitos del deporte mundial. Todo para un pequeño país de once millones de personas.
 
En Pekín 2008, aunque Cuba obtuvo 24 medallas, sólo dos de ellas fueron de oro, lo cual causó un gran impacto en el país. Se perdieron siete combates finales entre boxeo y judo y ninguno de estos dos deportes subió a alguno de sus representantes a lo más alto del podio. 
 
 
Apenas Dayron Robles en los 110 metros con vallas y Mijaín López en la lucha grecorromana se fueron a casa con la gloria olímpica. Ni el béisbol, derrotado en la final por Corea del Sur, pudo consagrarse. Un enorme golpe.
 
Para Londres 2012 existía un pesimismo enorme, pero Cuba sorprendió con cinco preseas de oro y volvieron a ser los deportes de combate sus mejores exponentes. Roniel Iglesias y Robeisys Ramírez en boxeo, Idalys Ortiz en judo y otra vez Mijaín, -además del sorpresivo tirador Leuris Pupo-, hicieron escuchar las notas del himno nacional cubano.
 
Pero la cosecha general de medallas, -un marcador más íntegro del desarrollo deportivo de un país-, se quedó en apenas quince preseas, la cota más baja desde las trece que se consiguieron en 1976, cuando Alberto Juantorena era el atleta más célebre de la isla.
 
 
Ahora Cuba ha recuperado algo de potencia en el atletismo y Pedro Pablo Pichardo (triple salto), Yarisley Silva (salto con pértiga) y Denia Caballero (lanzamiento del disco) tienen serias aspiraciones de llegar al podio, además de Dayron Robles, quien volvió a competir tras una larga novela de enemistad, dimes y diretes con los dirigentes del instituto de deportes en Cuba.
 
La realidad deportiva cubana ahora es bien diferente al claro dominio que siempre habían mantenido sobre el resto de los países latinoamericanos. Cuba sigue estando entre los primeros, pero ya perdió ese sitio de lujo que la mantuvo a la cabeza del subcontinente durante cuarenta años.
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!