Los fans de los octavos de final en Nueva Zelanda