Horarios

Mar.Oct.27 12:00 AM EDT
Mié.Oct.28 12:00 AM EDT
Jue.Oct.29 12:00 AM EDT
Sáb.Oct.31 12:00 AM EDT
Mar.Nov.03 12:00 AM EST
Vie.Nov.06 12:00 AM EST
Mié.Nov.11 12:00 AM EST

Nigeria quiere seguir reinando en la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA

ABUYA, Nigeria. - El nombre del nigeriano Nduka Ugbade entró en los libros de historia por ser el primer capitán que alzó la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA. Sucedió en 1985, cuando el joven defensa condujo a las Súper Águilas hasta la victoria final en la edición inaugural del certamen. Ugbade compartió con FIFA.com sus recuerdos de China 1985 y mira hacia el futuro, a Chile 2015, donde su país aspira a cosechar la que sería su quinta corona Sub-17.
 
Ugbade admite que, hace 30 años, cuando llegaron a China, todos se sintieron abrumados por lo que vieron. "Queríamos hacerlo bien, aunque no esperábamos ganar. Ver a todos los grandes equipos participantes en el torneo y jugar en estadios con 80.000 espectadores era algo que no nos esperábamos. Por supuesto, habíamos oído hablar de la FIFA y habíamos visto la Copa Mundial por televisión, pero la magnitud del evento era algo que desconocíamos hasta que llegamos a China".
 
Veintisiete años después, Ugbade volvió a saborear la gloria en la competición, esta vez como segundo de a bordo de Manu Garba en el cuarto entorchado de las jóvenes Águilas, que se impusieron por 3-0 a México en la final disputada en Abu Dabi en 2013. Curiosamente, Nigeria ha ganado todas y cada una de las cuatro ediciones del certamen Sub-17 celebradas en Asia. Para nuestro protagonista, formar de nuevo parte del combinado le hizo ver cómo han cambiado las cosas en este tiempo. "Entonces se trataba de labrarnos un nombre y de representar al país, pero para los jugadores de hoy en día hay muchos otros aspectos diferentes. El nivel de pobreza es muy elevado ahora, y lo que motiva a la mayoría de la juventud es el ansia de jugar bien, de ganar y de firmar por los grandes clubes de todo el mundo. A fin de cuentas, quieren conseguirlo [profesionalmente] para cambiar sus vidas".
 
 
Nuevos tiempos, nuevas recompensas
 
Ugbade asegura categóricamente no sentir amargura por la época que le tocó vivir, en la que a los muchachos se les recompensaba con una pequeña beca, en lugar de un lucrativo contrato, como sucede actualmente. "No puedo sentirme decepcionado, porque así eran las cosas en nuestros tiempos. Ahora la situación es totalmente distinta. Si digo que estoy decepcionado, qué dirán leyendas como Christian Chukwu, Segun Odegbami y muchos otros. Ellos hicieron un gran fútbol, de los mejores que ha producido el país, y sin embargo no tuvieron la ocasión de hacer dinero. Lo que recibieron por militar en la selección nacional fue un nombre".
 
A sus 45 años, y con tres temporadas en la liga española a sus espaldas y varias en Singapur y Malasia, el exdefensa se muestra convencido de que a los suyos les espera una tarea harto complicada en Chile. "Los chilenos acaban de ganar la Copa América y están presionados para presentar un conjunto Sub-17 capaz de imponerse al resto del mundo. No obstante, los jugadores nigerianos deben tener presente que nosotros fuimos los primeros que ganamos este trofeo y que varios equipos de Nigeria lo han conquistado, con Nwankwo Kanu y otros. La mayor parte de los que lo hicieron en 2013 están ahora en el extranjero ganando millones, así que deberían saber que tienen su destino en sus propias manos y que aunque son muy jóvenes, han de ser altamente competitivos".
 
Para Ugbade, alzar la Copa Mundial fue el punto culminante de su vida, pese a que no le hizo rico. De hecho, tanto él como sus entonces compañeros aún están intentando que los directivos cumplan las promesas que les hicieron tras la victoria por 0-2 en la final contra Alemania. "Con todo, cambió mi vida, porque me hice muy famoso y hoy puedo ir a cualquier parte y todos los nigerianos me conocen y en todos los rincones de África, cuando me presento, la gente me escucha".
 
Lo que a Ugbade aún le duele es que nunca pudo disputar la Copa Mundial absoluta. "Participé en los partidos clasificatorios para la Copa Mundial 1994 y salí como suplente en la final de la CAN 1994, en la que derrotamos a Zambia. Sin embargo, cuando se anunció la lista de convocados para Estados Unidos 1994, mi nombre no estaba. No sé qué pasó. Aún hoy me lo pregunto, si bien ya lo he superado. He intentado olvidar y perdonar, pero me lo tomé muy mal durante años. Esa podría haber sido mi oportunidad de dar el gran salto. Si hubiese jugado, incluso un minuto, habría conseguido un club mejor y un contrato más sustancioso".
 
Con todo, intentó seguir involucrado en el mundo del fútbol. "Más tarde me dí cuenta de que la Copa Mundial siempre continúa, y que si no vas como jugador, un día quizás puedas participar como entrenador, y en eso estoy".
 
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!