Horarios

Jue.Ene.27 8:00 PM EST
Jue.Ene.27 9:00 PM EST
Dom.Ene.30 2:30 PM EST
Dom.Ene.30 5:00 PM EST
Dom.Ene.30 7:00 PM EST
Mié.Feb.02 6:30 PM EST
Mié.Feb.02 9:00 PM EST
Mar.Feb.08 2:30 PM EST
Sáb.Feb.12 12:00 PM EST
Dom.Feb.13 8:30 AM EST
Dom.Feb.13 1:30 PM EST
Mié.Feb.16 9:55 PM EST
Sáb.Feb.19 9:30 AM EST
Sáb.Feb.19 12:00 PM EST
Dom.Feb.20 8:30 AM EST
Dom.Feb.20 1:30 PM EST
Vie.Feb.25 2:30 PM EST
Sáb.Feb.26 7:00 AM EST
Sáb.Feb.26 9:30 AM EST
Sáb.Feb.26 7:55 PM EST
La selección de Bélgica Sub-17 no busca títulos

Bob Browaeys, más que un técnico un formador

SANTIAGO, Chile.- Bob Browaeys no ha llegado a Chile para llevarse el trofeo de la Copa Mundial Sub-17 de la FIFA a Bélgica. Pero tampoco creamos que el seleccionador de los Diablillos carece de ambición. Todo lo contrario. “Lo que intento, sobre todo, es ser un formador, más que un entrenador”, explica.
 
“No me interesa decir que he ganado una copa u otra, que soy un buen entrenador porque he obtenido buenos resultados. Lo que me interesa es buscar en los jugadores cualidades que desarrollar, y perfeccionar su aprendizaje. Por eso siento una gran satisfacción al verlos jugar luego al más alto nivel, convertirse en profesionales y disputar un Mundial”, continúa el técnico, que desde hace 17 años se dedica a pulir los diamantes del fútbol belga, acompañándolos en cada ciclo, desde la categoría sub-15 hasta la sub-17.
 
“Cuando los veo en la selección absoluta belga, me siento muy satisfecho, más que si gano torneos con los muchachos”, continúa Browaeys, cuyos pupilos se estrenan en el certamen frente a Malí este domingo 18 de octubre. “Es cierto que es una buena experiencia y que se aprenden muchas cosas, pero para mí no hay grandes diferencias entre jugar un torneo sub-16 o un Mundial. Lo que quiero, sobre todo, es que mis jugadores progresen. Para ellos es extraordinario estar aquí, pero no es más que una etapa intermedia en su formación”.
 
Como todo educador, Browaeys se esfuerza por inculcar autonomía a sus discípulos: “El jugador debe asumir su propia formación, y yo intento ofrecerles un entorno en el que tengan la oportunidad de desarrollarse. Hablo mucho con ellos, realizo charlas individuales, en las que les pido que se marquen objetivos. Intento desarrollar su creatividad, su capacidad de provocar individualmente, aunque siempre dentro de un espíritu colectivo. Insisto mucho en la toma de decisiones, y les doy responsabilidades”.
 
Hazard como ejemplo 
 
“También trato de transmitirles los valores belgas”, añade. “Cuando se recibe la convocatoria para defender los colores de Bélgica, lo primero que se debe hacer es conservar la modestia y esforzarse. Son jugadores de talento, pero el talento no basta. Por eso siempre me alegro cuando veo a un futbolista ascender al primer equipo. Pienso que ha trabajado bien y que yo he cumplido con mi función de formador”.
 
Su orgullo fue máximo en Brasil 2014, donde los Diablos Rojos se permitieron el lujo de lamentarse tras su eliminación en cuartos de final contra Argentina. Entre ellos destacaba un jugador que Browaeys conoce bien. “Eden Hazard fue una pieza clave de mi equipo”, cuenta, recordando la primera experiencia de los Diablillos en una cita mundialista, en Corea 2007. “Pero acababa de recuperarse de una lesión y no estaba al 100%. Hizo un buen torneo, pero no pudo ser decisivo como en los clasificatorios europeos, en los que había triunfado. Aun así, jugaba contra rivales que tenían, casi todos, un año más que él. En aquella época ya tenía las mismas cualidades que ahora, esa facultad de acelerar y de deshacerse de sus adversarios a través de su velocidad y de su técnica”.
 
Con un Hazard al 100%, es posible que Bélgica hubiese mejorado su desempeño, que se saldó con una eliminación en la primera ronda. “Terminamos cuartos de nuestra liguilla, detrás de Tayikistán y de Estados Unidos, que tenían los mismos puntos, aunque la diferencia de goles nos era desfavorable. Fue una buena experiencia, pero a pesar de todo me quedé algo decepcionado, porque sí teníamos posibilidades de alcanzar la segunda fase”, se lamenta el técnico, de 47 años. 
 
Ocho años más tarde, Bélgica vuelve a esta prueba, con su última generación, que Browaeys define del siguiente modo: “Sobre todo, un magnífico colectivo, con un buen estado de ánimo y una mentalidad ganadora. Tuvimos una trayectoria estupenda en los clasificatorios, en los once partidos, mejor que la de la generación de Eden Hazard en 2007, que solo tuvo que jugar tres encuentros para ir al Mundial”. 
 
Y aunque no cabe duda de que estará satisfecho de ver a su equipo llegar lo más lejos posible en Chile, incluso en caso de victoria en la final, el próximo 8 de noviembre, su ambición continuará impulsándolo, incansablemente, a mirar más allá del torneo.

 

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR

Chile y Croacia dividieron unidades en su debut

Guinea salvó el empate ante Inglaterra en el Mundial Sub-17

Nigeria debuta con victoria ante Estados Unidos en el Mundial Sub-17

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!