Horarios

Ken Griifey Jr. durante su último año con los Marineros

Griffey Jr., Hoffman, Piazza y Bagwell deberían ser inmortales

MIAMI, Florida.- En un par de horas se darán a conocer los resultados de la votación para el Salón de la Fama del Béisbol realizada por la Asociación de Cronistas de Béisbol de Norteamérica (BBWAA) y que cada año se convierte en tema de debate debido a la presencia de varias figuras de la denominada "Era de Esteroides".
 
Este año volví a tener el privilegio de participar en el proceso en que podía seleccionar hasta 10 jugadores en la boleta de 32 candidatos, y al final mi papeleta quedó de este modo: Jeff Bagwell, Barry Bonds, Roger Clemens, Ken Griffey Jr., Trevor Hoffman, Edgar Martínez, Mike Mussina, Mike Piazza, Tim Raines y Sammy Sosa.
 
Dicho esto, el único candidato que tiene su puesto seguro en la Clase del 2016 en Cooperstown es Griffey Jr., quien disparó 630 jonrones (sexto en la lista de todos los tiempos) e impulsó 1,836 carreras, además de ganar 10 Guantes de Oro como jardinero central y ser uno de los peloteros más excitantes de su generación.
 
Pero junto a Griffey Jr. debería estar el taponero Hoffman cuyos 601 rescates sólo son superados por el panameño Mariano Rivera, y que también fue el primer relevista en alcanzar la barrera de los 500 y 600 salvamentos.
 
Piazza y Bagwell también deberían conseguir el 75% de los votos necesarios para ingresar al Nicho de los Inmortales a pesar del fantasma de los esteroides que rodea (injustamente en la mayoría de los casos) a todos los jugadores de su época.
 
Piazza es el mejor receptor ofensivo en la historia con un promedio de .308 con 427 jonrones (396 como receptor lo que es un récord) e impulsó 1,335 carreras. Si bien es cierto que defensivamente no era un Guante de Oro, su ofensiva commpensaba esa deficiencia.
 
No me sorprendería que Bagwell, quien se encuentra en su sexto año de elegibilidad, se quede corto, pero no hay dudas que fue uno de los mejores bateadores de poder en su generación con 449 cuadrangulares y 1,529 carreras impulsadas a pesar de jugar la mayor parte de su carrera en el espacioso Astrodome en Houston.
 
La inclusión de Bonds, Clemens y Sosa en la lista tendrá sus detractores, pero los primeros dos ya eran candidatos al Salón de la Fama mucho antes que explotara el escándalo de esteroides, mientras que Sosa (609 jonrones y 1,667 empujadas) también merece su lugar en Cooperstown.
 
Este año espero que la candidatura del puertorriqueño Edgar Martínez (.312, 2,247 hits, 309 jonrones, 514 dobles, 1,261 impulsadas) tome un poco más de fuerza y se deje de menospreciar sus credenciales por haber sido utilizado como un bateador designado.
 
Mientras que Mussina (270 victorias y 2,813 ponches) y Raines (.294, 430 dobles, 2,605 hits, 170 jonrones y 808 bases robadas) también deberían tener un incremento de votos hacia mejorar sus posibilidades de entrar al Salón de la Fama en un futuro.
 
 

Tags: 

¡Obtén lo mejor de telemundo deportes!