En Brasil reinventaron la forma de hacer publicidad en las playeras de fútbol, al grado de sacar provecho de todos sus elementos.