Si tienes diez años y eres capaz de anotar un gol y una canasta en la misma jugada, eres un monstruo. Si encima todos se caen de la risa, entonces eres de otro planeta.