El sorteo de los octavos de final de la Champions League deparó un Chelsea-Barcelona que supondrá el regreso de los culés a un Stamford Bridge del que guardan muy buenos recuerdos.