Evelina Cabrera huyó pobreza extrema, para ser camarera, bailarina y hasta custodiar a prostitutas.