Tras una pesada semana en la que los blaugrana remontaron en Champions, pero cayeron en Liga, Luis Enrique decidió dar dos días libre a sus pupilos.