¡Increíble! Mohammed Anas, en un "lapsus" frente a las cámaras, dedicó el triunfo en una manera nada común de meterse en problemas.